Dedicada a todos nuestros Economistas de Rio !!

Vistas: 90

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Jorge Beinstein plantea que la actual situación económica financiera mundial es el resultado de la acumulación y complementación de las siguientes crisis:
1. Crisis política del Estado imperial. Desde fines del siglo XIX hasta mediados del siglo XX se desarrolla, consolida y derrumba el modelo de Estado Industrial Productivo. Desde la postguerra hasta los años 70 surgen como alternativa los Estados keynesianos; “centrales-periféricos y nacional-desarrollistas” pero entran rápidamente en decadencia. El subsiguiente modelo que se implanta es el neoliberal imperial global (Bush padre) como paradigma irrefutable y ” fin de la historia” , con el cual se fortalece la hegemonía de un “poder financiero globalizado” improductivo, parasitario e ineficaz sobre el que se asienta y al mismo tiempo se inicia la descomposición de dicho Estado conducido por EU.
2. Crisis tecnológica. “El sistema tecnológico –como- un todo coherente de técnicas, equipos, productos, estilos de consumo, materias primas, redes de comunicación y transporte” como núcleo central de la civilización burguesa, se lo ha utilizado exclusivamente para acelerar el proceso de acumulación del capitalismo industrial a nivel global desde mediados del siglo pasado (Posguerra). Con la consiguiente explotación intensiva de los recursos naturales energéticos no renovables alcanza su cénit hasta 1970, llegando a su “límite estructural, cultural y civilizacional” (Bertrand Gille). Esto significa que “dicho sistema tecnológico es incapaz de aumentar la producción en general, disminuir sus costos o por lo menos impedir que éstos últimos sigan aumentando” ante necesidades humanas crecientes. Por lo tanto, el grueso de la actual tecnología mundial sigue siendo funcional a un sistema consumista delirante que “está dejando de ser la columna vertebral del desarrollo de las fuerzas productivas” dirigiéndose especialmente al desarrollo del capitalismo senil financiero parasitario actual.
3. Crisis del militarismo industrial. Se inicia con la creación de un complejo militar industrial de dimensión global por parte de EU que arrastra a la OTAN para enfrentar un posible ataque de la ex URSS. En el 2008, el gasto militar de EU alcanzó cerca de 1,1 millones de millones de dólares. La OTAN (Mayoría de países de Europa) en su conjunto, cerca del 70% de la cifra anterior. Con este descomunal gasto, ni siquiera han podido derrotar a los talibanes en Afganistán, atrapar a Bin Laden ni restablecer “la paz” en Irak o someter con Israel a los palestinos. Actualmente asistimos a un escenario de “enfrentamientos entre aparatos militares imperialistas extremadamente costosos y sofisticados” de manera indirecta como en el Cáucaso (Chechenia apoyada por EU contra Rusia) o de éstos contra “resistencias armadas populares que pese a la pobreza de sus integrantes, a sus escasos recursos, demuestran una enorme creatividad técnico-militar”. Por tanto, “El Complejo Militar Industrial norteamericano está llegando a su límite superior, la sofisticación más irracional y un gigantismo operativo que le impide percibir al pequeño mundo real que pretende dominar”.
Según la FAO, desde 1999, los países de África, Asia y América Latina han gastado más de 87.000 millones de dólares en armas, una media anual de unos 22.000 millones de dólares. Sólo en la Guerra de Iraq, desde el 2003, EEUU ha derrochado más de 300.000 millones de dólares. Bastarían 25.000 millones al año para reducir a la mitad el hambre en 15 países de Latinoamérica y África antes del 2015 (objetivos del milenio). Con esto se podría salvar de una muerte segura a 900.000 niños.
4. La crisis energética. King Hubbert (1956) ya predijo que el petróleo decaería desde 1970 y alcanzaría el “Peak Oil” (cima extractiva global). Desde el 2005 la extracción oscila entre 84 y 88 millones de barriles diarios con tendencia al estancamiento. Si a esto se agrega la presión de los consumidores globales (EU a la cabeza) a los productores principales (Medio Oriente, Mar Caspio y Rusia) el colapso productivo es inminente. La intrusión del capital financiero especulativo en la industria petrolera mundial, sumada a las aventuras militaristas de EU y la manipulación de la incertidumbre, la oscilación de precios del petróleo y sus derivados impactan al sistema global y de manera profunda a las economías dependientes, como Ecuador. La irrupción de los biocombustibles no superará la penuria energética. Más bien acaparando las tierras fértiles agrava la crisis alimentaria, elevando costos de los alimentos y causando hambre e inflación. El uso a gran escala de la energía nuclear no es una alternativa porque genera problemas de seguridad (ejmplos: Chernobyl y Bopal) rápido agotamiento de reservas de uranio (se calcula hasta el 2030) y altos costos tecnológicos. Por ello, la guerra por el control de los yacimientos y las vías de distribución (oleoductos y gasoductos) de Eurasia (contienen cerca del 70% de reservas mundiales) se ha extendido hacia el golfo pérsico (Irak) Yugoslavia y Rusia.
Adicionalmente, el déficit energético de EU se acentuó desde 1970, cuando declina su producción. Actualmente importa cerca del 65% de su consumo y consume un tercio de la energía producida en el mundo, teniendo apenas el 5% de la población. Existe una gran asimetría en la distribución del consumo de energía, ya que a alrededor de otro tercio de la población mundial no tiene acceso siquiera a la llamada “energía comercial”.
5. La crisis alimentaria. Con los modelos neoliberales se “liquidaron las economías campesinas tradicionales”. Las revoluciones verdes con sus tecnologías “productivas” reforzaron la dependencia a los hidrocarburos. A esto se agrega las nuevas e inmensas demandas de alimentos especialmente de China y la India. La subida de precios de los combustibles que impactó los costos de fertilizantes; todo lo cual disparó los precios de los alimentos. La producción de los biocombustibles resulta más cara que la propia enfermedad pues elevó los precios de las tierras y los productos agrícolas. El resultado inmediato fue la subproducción relativa de alimentos a escala global (parecida a la energética). Según la FAO, “El aumento de los precios de los alimentos y fertilizantes subieron 52% entre el 2007 y 2008”. Una secuela inmediata de ésta crisis es el hambre. Según la ONU, “en el mundo hay 1000 millones de hambrientos. De ellos, 300 millones son niños. 12 millones de ellos no sobrevivirán. 52 millones están en América y el Caribe. Uno de cada cinco niñas y niños en Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia, sufren desnutrición crónica. Cada 24 horas mueren de hambre en el mundo 100 mil personas. 30 mil son niños con menos de 5 años de edad”.
6. Crisis ambiental y urbana. Tiene su base en los comportamientos depredadores irracionales de los recursos naturales a favor de una acumulación económica obsesiva con sus secuelas de destrucción de los ecosistemas y biodiversidad. “Hoy ya no nos encontramos frente a una catástrofe ambiental limitada a una región del mundo sino ante un desastre de extensión planetaria y de intensidad nunca antes alcanzada”, valiéndonos de la tecnología como medios para “luchar contra la naturaleza” y dominarla, sin entender que somos parte de ella.
Dos fenómenos claros de ésta crisis causada por un modelo capitalista industrial extractivista son la lucha por el agua dulce y el calentamiento global. Actualmente la industria utiliza el 22% del agua consumida en el mundo. En los países ricos ese porcentaje asciende a un 59%, mientras que en los países pobres sólo llega a un 8%. En el año 2.025 esa proporción alcanzará un 24%. Se calcula que para ese entonces se gastarán 1.170 km³ de agua anual para usos industriales. El ser humano necesita por lo menos 20 litros de agua al día. En los países ricos consumen 12 veces más dicha cantidad en la ducha diaria, riego del jardín, lavado del coche y otras trivialidades; mientras 2.400 millones de personas no tienen acceso a dicho recurso. Más de cinco millones de personas mueren cada año por enfermedades relacionadas con el agua contaminada y saneamiento, lo que equivale a diez veces más que el número de muertos a causa de guerras en el mundo.
En torno al calentamiento global, la superficie terrestre continental y oceánica se está recalentando hasta niveles muy peligrosos. Entre 1990 y 2005 las emisiones mundiales aumentaron en un 15 %. En el año 2000 murieron 150.000 personas por enfermedades relacionadas directamente con alteraciones climáticas (olas de calor, incremento de malaria, diarreas y cólera al aumentar las inundaciones). En el verano del 2003 causó la muerte de 20.000 personas en Europa. Por eso, el científico británico James Ephraim Lovelock, meteorólogo, escritor, inventor y ambientalista asegura que la emisión a la atmósfera de dióxido de carbono supera hoy las 430 partículas por millón y, a este ritmo, en menos de 30 años la temperatura del planeta habrá aumentado dos grados. En el año 2050 será cinco grados más y se habrán deshelado los polos.
En cuanto a la crisis urbana, se ha impuesto una visión de oposición entre campo y ciudad. Se siguen organizando las ciudades como centros de poder industrial, político, económico y financiero; y no como espacios de realización humana integral y colectiva. En el 2008, la población urbana global era de 3.300 millones de un total de 6.767´000.000 de habitantes lo cual significa el 49% (cerca de la mitad). En 1980 la población urbana periférica era de 930 millones de personas contra cerca de 770 en el centro (relación de 1,2 a 1). En el 2000 la relación pasó a ser de 2 por 1. Las ciudades desarrolladas tenían 1960 millones, la mitad viviendo en suburbios miserables. Con el modelo neoliberal y su “avalancha de privatizaciones, recortes del gasto público, social y de infraestructura” los problemas urbanos se agravaron hasta llegar a tener megaciudades al punto del colapso y aldeas despobladas por la migración y la búsqueda de empleo en las primeras. Pierre Chaunu describe “ciudades cancerosas de crecimiento anárquico, destructoras del medio ambiente”, símbolos de la decadencia universal de un urbanismo funcional al sistema.

7. Crisis financiera. Expresada en una “hipertrofia de las actividades especulativas” detectada desde la sobreproducción global del 68 al 73 que generó fuerte estanflación (inflación, desocupación y recesión). Desde esa fecha, la tasa de crecimiento del PBM (Producto Bruto Mundial), en los países del OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) ha venido cayendo del 5.1% en el periodo 61-63, al 3.1% en el 74-79 y 2.7% en el 80-89. Una expansión financiera empresaria, parasitaria y virtualizada desde 1990 hasta el 2008, con altas tasas de interés y fuerte endeudamiento público que crearon “inmensas burbujas de capital especulativo” que al reventar agravaronn la desaceleración del crecimiento económico; quiebra de bancos e inmobiliarias; graves déficits fiscales y recortes al gasto público; devaluaciones, desempleo masivo y recesión profunda, entre otros efectos. Como respuesta, George Bush, presidente de EU aprobó la “Ley de estabilización Económica de Emergencia 2008” e inyectó 850 mil millones de dólares a los bancos quebrados para que tapen sus agujeros financieros como una medida desesperada de salvar el colapso del sistema financiero mundial. Si a esto agregamos los 787.000 millones de dólares del “Plan de Estímulo Económico” de Barak Obama, actual presidente de los EU, la “ayuda” global asciende a cerca de 1 billón 637 mil millones de dólares.
Mientras tanto, a mediados del 2008 los productos financieros del Banco de Basilea (el que presta plata a todo el mundo) sumaban mil millones de millones (un trillón) considerado el “mega agujero negro financiero de la economía mundial”. Para colmo, la gran estafa del ex funcionario de Wall Street, Bernard Madoff de alrededor del 50 mil millones de dólares, no hace sino mostrar la perversidad del sistema capitalista financiero global.

8. Crisis ética. El sistema capitalista global sufre una aguda crisis de valores e identidad que está minando sus propias bases ideológicas. Conceptos elevados a categoría de principios y valores; desde un enfoque liberal racionalista, tales como: democracia, libertad, libre empresa, libre mercado, libre contratación, libre expresión, propiedad privada, progreso, modernidad, globalización, desarrollo, paz y seguridad; entre otros, hoy más que nunca están decadentes. La “ética de la civilización occidental globalizada”, está en crisis por su incapacidad de contribuir a implementar sistemas sociales equitativos, verdaderamente democráticos y sostenibles; y más bien ha heredado miles de millones de seres humanos egoístas, desaprensivos, codiciosos, violentos, discriminatorios y explotadores.
La “ética” capitalista de la acumulación ha producido, según la ONU, varias secuelas como pobreza, desnutrición, desempleo y violencia. Por ejemplo, “2.800´000.000 millones de personas en el mundo viven con menos de 2 dólares al día. Son el 40% de la población y gozan apenas del 5% del ingreso global”. La brecha entre ricos y pobres aumentó 4 veces en la última década. En los años 90 un rico tenía 30 veces más que un pobre. Actualmente la relación es de 130 a uno”. Los ricos son el 10% de la población, viven casi todos en países con crédito alto y manejan el 54% del ingreso total mundial.
Según la FAO, 1.000 millones de seres humanos en el mundo sufren de pobreza extrema. De ellos, más de 224 millones de personas viven en América Latina y el Caribe bajo la línea de pobreza. Y de esos 224 millones; el 25% sufre desnutrición. “En el mundo nacen anualmente unos 24 millones de niños con peso inferior al normal (menos de 2,5 kg), lo que representa un 17% de la totalidad de nacimientos. La mayoría de esos niños nacen en los países en desarrollo y la causa del bajo peso al nacer es el desarrollo fetal deficiente.
“El desempleo sigue siendo muy alto y afecta con mayor intensidad a la población juvenil. Un 47% del total de los 186 millones de desempleados en el mundo son jóvenes”.
EU, “paradigma de la paz, la libertad y la democracia”, es el centro más visible de la violencia civil en el mundo. Según el FBI, “existen entre 220 y 230 millones de armas de fuego en poder de particulares y 33 por ciento de las familias norteamericanas posee al menos un arma de fuego en su casa” . También es el país con el mayor número de consumidores de drogas y estupefacientes en el mundo y; desde luego, el que tiene las cárceles más pobladas del planeta. Por ejemplo, en “1980 tenía 500 mil presos. En el 90 ya eran cerca de 1 millón 150 mil. En el 2006 la cifra creció a 2 millones 260 mil a los que se suman 5 millones con libertad vigilada, sumando un total de más de 7 millones 200 mil. Según el New York Times, EU con menos del 5% de la población mundial aloja al 25% (cuarta parte) de todos los presos del planeta.
Estas 8 crisis que seguramente no abarcan todo la amplitud del deterioro del sistema capitalista global se afectan y complementan unas a otras, pues son parte constitutiva y esencial del fenómeno y todas están contribuyendo al colapso del Estado imperial global.
buenas tardes, amigo petro vitalis desde elizabeth nj un fuerte abrazo para ud y gracias por todas sus exposiciones importantes, yo creo y debo anadir que desde que el mundo vivio dos gerras mundiales nosotros lo humanos no aprendimos nada, por un momento imaginemos el desgaste y perdidas que por muchos anos afrontaron los paices involucrados, perdida de vidas perdidas logisticas, derrunbes economicos y una crisis existencial muy dura, para estar donde estamos ahora en el universo despues de tantas lecciones todabia hay paices que quieren hacer guerras como si no fuera suficiente todos los horrores que hemos vivido y sentido, nunca mas las guerras nunca mas los ejercitos y el despilfarro economico que esto conlleva, si a la paz al amor al progreso a la educacion al desarrollo a la igualdad y a la plena apologia de la vida sin guerras que solo nos han y nos seguiran destruyendo como humanidad viva y economica esa es la verdad, en muchas regiones de nuestra casa mayor se ve paices muy pobres pero en guerra concretamente algunos de africa en haiti en medio oriente y en nuestra america en sur america en la becina colombia 40 anos de segar vidas inutilmente y fuga de recursos economicos substanciales que de otra forma se emplearian en la paz en la vida en la cultura de desarrollo como hermanos e hijos de jesucristo nuestro unico rey...srs esa es la unica razon de tanta desigualdad pobreza y miseria de algunos paices de nuestro orbe universal, por eso a gritos exijamos no a las guerras no al armamentismo y si al abrazo de uno para todos y todos para uno...viva la paz y la justicia de vida...att jaime e moreno elizabeth nj abril 9 2009 hasta pronto bybyby
por que buscar a un culpable... no seria mejor buscar la solución y si de culpables hablamos, somos nosotr@s; que somos muy materialistas y nos preocupamos solo de la crisis ECONÓMICA, cuado nos debemos preocupar de la crisis que tenemos en nuestro interior como presonas.
Hago una aproximacion reflexiva social al tema. No soy economista, pero si un creyente convencido de que nuestra creencia sobre Dios y su presencia en Jesucristo delinea nuestra cultura economica.
En Chile, el arzobispo de Concepción, Monseñor Ricardo Ezzati, planteó en una conferencia de prensa con los medios locales, su visión de la profunda crisis económica que vive el mundo, originada en Estados Unidos, a partir del mercado inmobiliario por el alza desmedida del precio de los inmuebles y los fuertes intereses de los créditos hipotecarios. Según el Arzobispo esta es una crisis económica, pero más que nada es “una crisis moral”, cuyas consecuencias la están pagando las familias más pobres, ya que están viviendo el flagelo de la cesantía.

Esta reflexion asutral el contiente se hace eco tambien en nuestro medio ya que dice “es un manejo de las finanzas y la economía en discordancia con las leyes fundamentales que la tienen que regir, que son la ética y la moral. Si yo miro donde tuvo origen esta crisis y analizo el hecho primero y fundamental, me encuentro con una acción que es inmoral: la especulación con el dinero de los demás; inversiones enormes sin fundamento y respaldo; el deseo de ganar a costa de otros. Esto lo vivimos en Ecuador ya hace algun tiempo con el caso del notario de Machala y en nuestra bella ciudad con una agencia inmobiliaria.
La crisis moral se debe a una crisis de fe en la inteligencia humana, porque la razón humana esta llamada a buscar la verdad, como una obligación ética. Pero no basta con encontrarla, también hay que seguirla. Por eso los responsables de la economía mundial tienen una gran tarea, poner toda su inteligencia para buscar la verdad que conduzca al desarrollo verdadero.
H O N E S T I D A D intelectual y espiritual.... buscar la verdad; una vez hallada.. seguirla.
Espero que las noveles autoridades elegidas consideren esto.
Deberiamos preocuparnos por la crsis social y moral de la gente preocupada por el dinero, mientras muchos no tienen conciencia etica ni moral, si hubiera un cambio en la sociedad no hubiera hambre, racismo, pobreza, etc... todos somos iguales por tal razon todos deberiamos tener lo mismo, en este sistema los valores se han perdido, la ley del mas sabido solo provoca que se pisote al projimo con tal de estar mejor cuando trabajando juntos todos podriamos estar mejor y no solo unos cuantos.
Meditemos un poco mas las cosas.

Responder en Discusión

RSS

© 2019   Página Creada por RIOENRED.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio