INTRODUCCIÓN

El 24 de julio del 2003, en el auditorio del Honorable Consejo Provincial de Chimborazo se realizó el lanzamiento del libro de mi autoría, titulado “Soltar los Pasos” y allí, manifesté algo que creo necesario compartirlo con ustedes.
Soy de Mira, un pueblo en la Provincia del Carchi, inmensamente bello pero poco conocido como muchos de nuestros sitios de procedencia.
Vine a Riobamba tras un amor por correspondencia. En los primeros meses de 1981, me interesé en un anuncio provocativo en la prensa nacional. Llegué y el enamoramiento fue inmediato con compromiso y papel firmado. Hoy luego de tantos años sigo tan enamorado como el primer día. Me refiero a uno de mis amores, razón de mi estadía en esta bella ciudad; ése amor, es la Escuela Superior Politécnica de Chimborazo.
Ese amor me ha dado una ciudad que ahora la siento mía porque su gente me permitió ser uno más de ellos y se me abrieron todas las puertas.
Riobamba, es mi ciudad, porque así la considero ahora. Me obligó y me obligue a conocerla y por eso la quiero tanto. He descubierto partes de su historia porque tuve acceso a su archivo custodiado por la Casa de la Cultura. He recogido y trascrito muchos documentos paleográficos que me permitieron aportar, modestamente, no a conocer, sino a reconocer nuestra historia por pocos contada, y con otras noticias simples, pero no menos importantes, me permitieron tener una columna de prensa que la denominé: “Apuntes del Pasado”. Además me involucré y, por varios años, trate de ser cronista de las vivencias en el campo y la ciudad; de la mujer, el hombre o el niño en su búsqueda permanente del pan diario o en el juego esporádico y tradicional.
También me decidí a visitar sus barrios, pasé por la Panadería y me estacione en la Plaza de las Gallinas a mirar entre los destripados aparatos, infinidad de imágenes por rehacer; a Santa Rosa llegué en busca de caretas, globos, y cohetes; a La Condamine a comprar el cauca o la pringa; en San Alfonso me senté a mirar el vóley con putiadas; recorrí todas las iglesias y en la Loma de Quito elevé una plegaría y me harte del paisaje sin límites.
La imagen imborrable de primer día en Riobamba fue en el arco de Bellavista; me senté sin apuros en las bancas del Parque Sucre a saborear las retretas de cada domingo; en el pretil de la Catedral, en el Parque Maldonado, me lustraron los zapatos y leí las revistas y fotonovelas, todo esto cuando gozaba siendo anónimo. Alcance a subir al mixto en su acezante partida. Fui por la España esquivando ofrendas florales y lápidas de mármol para al final hacer un recorrido y encontrar amigos de otros tiempos que descansan bajo las alas de los ángeles o de una inscripción que marca su partida; hice bomba con los curiosos esperando que el vendedor de zarza parrilla saque a la culebra Martha Julia, pero en dos horas apenas pude ver al muñeco Chechereche. Visité pueblos y caseríos de Chimborazo que luego los reporté por el diario, que como cosa curiosa, no salía todos los días. Así pasé a mis lectores las vivencias del restaurador de imágenes, del los fabricantes de tejas y ladrillos, de las tejedoras de esteras y canastos, de los minadores de la basura, de la imagen de Cristo que tiene su corazón latiendo en el Museo de la Concepción, de los jugadores de la mamona o de los cocos; de los nombre de las calles y de las primeras ordenanzas del Cabildo, muy caprichosas, pero que legalmente seguirán vigentes porque a nadie se le ocurrió derogarlas.
Me hicieron compadre para lanzar los capillos. Aprendí a cantar “Riobambeñita” y el himno a la ciudad, aún que sea con mi voz destemplada pero henchido de emoción y patriotismo.
Fui aprendiendo a comer jucho, los chigüiles, el jugo de sal, el ceviche de chochos, la fritada donde las Masabandas. Comí moyuelas en Riobamba y Cholas en Guano; me hice adicto a las palanquetas de agua de la Vienesa, visitante perdido en el club El Ferroviario, me fui en caminata a las piscinas de los Elenes y entre los chaquiñanes aprendí a capuliciar.
Me enseñaron que los renacuajos eran timbules y los cocos, cumbis; que las mariposas payacuchas; los mirlos, tzutzos; aprendí, también a mirar perplejo a los tulis y cuvivies, y, como complemento hasta pronuncié ese sonoro y muy nuestro: “que diciendo”.
Aprendí los nombres secretos de los habitantes más conocidos, así se quedaron en mi memoria; los Tusas, los Conejos, los Tochos, el Trompudo, las Pericas, la Moshca, las Yeguas, las Chuscas, el Ciego, el Sambo, el Tuerto, la No le Den, el Gallo Hervido, el Guicho, el Quinde, la Quince Uñas, el Papi, el Chivo, la Loca Carmela, la Piernas de Oro, el Chuta Muertos, el Flaco, el Oso.
Con la intención de apoyar la investigación histórica de la Provincia del Chimborazo hemos realizado una selección de artículos que reflejan el quehacer diario, entre trascendente o común. Hemos escudriñado varios archivos para desempolvar acontecimientos que fueron noticia o produjeron alboroto. Algunos documentos, apenas nos limitamos a transcribirlos de los originales a una nueva versión de grafía actualizada para que sean utilizados como fuentes de de consulta histórica y por lo tanto se les pueda dar la interpretación requerida por cada investigador. Hay documentos que tienen una riqueza variada por la gran profusión de información que nos proporcionan, por lo tanto quedan, tal como están en los documentos antiguos.
Estos apuntes reflejan la historia cotidiana de algunos siglos y otros son reportajes contemporáneos, fruto de mis recorridos por la provincia y que fueran publicados en diarios y revistas locales.
El esfuerzo por conocer la historia de la ciudad y provincia, empezó desde el primer día de mi llegada a Riobamba y ese esfuerzo lo hice con todo el cariño que tengo para esta tierra que me acogió.
En Riobamba formé mi hogar; riobambeños son mis hijos, aquí están la mayoría de mis amigos. Para todos ustedes riobambeños y chimboracenses: Riobamba; apuntes del pasado, con mi gratitud porque me han hecho sentir como uno más de ustedes.
Conocer el pasado es tan importante como planificar el futuro, porque los dos puntos distantes entre sí, tienen su razón, el uno para saber de donde venimos y quienes somos, y, el segundo hacia donde vamos y quienes seremos.
El centro del país tiene una riqueza incalculable de hechos que pueden marcar épocas en la historia, tempranas o contemporáneas que deben ser conocidas e interpretadas bajo la mirada de las nuevas corrientes de la historia, por lo tanto, con toda humildad, lo que queremos con estos apuntes es facilitar la construcción de la nueva historia.

J. Bayardo Ulloa Enríquez https://docs.google.com/viewer?a=v&pid=explorer&chrome=true...

Vistas: 705

Archivos adjuntos:

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Don Jorge, un saludo desde Quito, soy un riobambeño amante de las tradiciones de mi cuidad, como Chimboracence te agradezco por tus palabras y cariño para mi tierra que es también la tuya, por favor indícame si tienes un recopilación de tus artículos publicados y como puedo acceder a ellos. Tu libro es posible aun conseguirlo ? en donde ? Mi correo es edwined44@hotmail.com.
Eduardo:
Gracias por sus palabras. El libro puedo entregarle, con gusto,el fin de semana que estoy en Quito. Mi teléfono 092524632.

Eduardo Medina dice:
Don Jorge, un saludo desde Quito, soy un riobambeño amante de las tradiciones de mi cuidad, como Chimboracence te agradezco por tus palabras y cariño para mi tierra que es también la tuya, por favor indícame si tienes un recopilación de tus artículos publicados y como puedo acceder a ellos. Tu libro es posible aun conseguirlo ? en donde ? Mi correo es edwined44@hotmail.com.
Don Jorge, mi más sincero respeto por su libro; reconozco que hay virtud y mucha paciencia en que un foráneo que se enamoro de nuestra tierra, haya tenido la suerte de escribir un libro, escudriñando nuestro pasado ancestral por ende cultural.

Espero algún día leer su libro que seguro estará lleno de vivencias alegres de nuestra querida provincia. Cabe resaltar que en los personajes con nombres secretos o olvidados están también el "Loco granados", "El ladrón del pavo", "El campeón" y otros más.... que tienen sus respectivas anécdotas, siendo objeto de conversación entre amigos con unas leches de tigre y que ocupan un espacio muy importante de nuestras leyendas de nuestra querida ciudad.

bueno también quisiera resaltar que por salir de mi tierra no conozco algunos personajes como La no le den, el chuta muertos, que seguro identificare al leer su libro.

saludos,
Santiago Geovanny Oleas Escalant dice:
Don Jorge, mi más sincero respeto por su libro; reconozco que hay virtud y mucha paciencia en que un foráneo que se enamoro de nuestra tierra, haya tenido la suerte de escribir un libro, escudriñando nuestro pasado ancestral por ende cultural.

Espero algún día leer su libro que seguro estará lleno de vivencias alegres de nuestra querida provincia. Cabe resaltar que en los personajes con nombres secretos o olvidados están también el "Loco granados", "El ladrón del pavo", "El campeón" y otros más.... que tienen sus respectivas anécdotas, siendo objeto de conversación entre amigos con unas leches de tigre y que ocupan un espacio muy importante de nuestras leyendas de nuestra querida ciudad.

bueno también quisiera resaltar que por salir de mi tierra no conozco algunos personajes como La no le den, el chuta muertos, que seguro identificare al leer su libro.

saludos,
Geovanny, los personajes populares de los que habla Jorge, fueron reales tú conociste a varios de ellos, yo a casi todos. a algunos de vista a otros personalmente, varios fueron mis amigos. En mis años de colegio, luego de un partido de basket en el Coliseo, festejàbamos el triunfo ( o la derrota ), en la cantina de mala muerte de la quince uñas, llamada asi porque la dueña era una pobre señora a la que le faltaba una pierna. En contraste la piernas de oro era otra cantina en San Francisco cuya dueña era una mujer que hacìa honor a su apodo, joven y guapa y con piernas de escàndalo. Las Chuscas Jarrìn, eran unas damiselas de antigua y dudosa fama, ademàs de ser buena companìa para los caballeros de esa època, en diciembre solìan instalar las recordadas quinas y ruletas en el parque Sucre, no se porquè se prohibiò tan hermosa tradiciòn riobambeña ( la de las quinas ). Los tusas Corral fueron mis compañeros en el Maldonado, eran un batallòn, recuerdo al Patricio, al Nicolàs y a los gemelos. Hubieron varios "conejos" uno de ellos los Andrade asi como varios " trompudos " uno de los mas conocidos fuè el trompudo Espinel y el trompudo Vizcarra. Continuarà..........
Santiago:
El libro se puede leer, por ahora, en el portal de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo de Chimborazo.
Saludos cordiales,

Bayardo

cite>Santiago Geovanny Oleas Escalant dice:
Don Jorge, mi más sincero respeto por su libro; reconozco que hay virtud y mucha paciencia en que un foráneo que se enamoro de nuestra tierra, haya tenido la suerte de escribir un libro, escudriñando nuestro pasado ancestral por ende cultural.

Espero algún día leer su libro que seguro estará lleno de vivencias alegres de nuestra querida provincia. Cabe resaltar que en los personajes con nombres secretos o olvidados están también el "Loco granados", "El ladrón del pavo", "El campeón" y otros más.... que tienen sus respectivas anécdotas, siendo objeto de conversación entre amigos con unas leches de tigre y que ocupan un espacio muy importante de nuestras leyendas de nuestra querida ciudad.

bueno también quisiera resaltar que por salir de mi tierra no conozco algunos personajes como La no le den, el chuta muertos, que seguro identificare al leer su libro.

saludos,
Gracias Jorge por el aporte, espero que la mayor cantidad de jóvenes pueda leer su libro y se entretenga sanamente con las historias de Riobamba, que seguro alimentara nuestra identidad y autoestima; alimento que necesitamos en los momentos difíciles y que sirven para avanzar a un futuro mejor como habitantes de este planeta.

¿Quien NO ha dicho yo soy Riobambeño sintiéndose orgulloso?

Saludos,

santiago
SOBRE LOS BAILES ORGANIZADOS EN LAS CASA DE ALGUN AMIGO ACOLITADOR.

Recuerdo que para invitar a los bailes que se organiza en la casas de los amigos no se hacia de boca a boca o mediante contrato del loquito que siempre estaba en el centro poniendo una mano en su boca como si fuera micrófono diciendo el viernes baile en santa rosa repetidas veces, pues no a estos bailes se debía ir con invitación hecha con rápidografo en papel de plano o calco, toda una obra de arte con dibujos de notas musicales y guitarras.

Esas invitaciones entregábamos a las guambras de los colegio de Riobamba sin hacer de menos a nadie porque considerábamos siempre que entre más mujeres vayan más habia para escoger JEJEJE.

Mientras que la casa donde se iba ha hacer el baile se decoraba con papel fosforescente inclusive alguna ves guitarras eléctricas hechas de cartón como si fueran autenticas. y que alguna ves ya con tragos encima hicimos como que estábamos tocando como un grupo de rock pesado.

las ventanas tapábamos con cobijas gruesas vicuña y de luces poníamos los focos térmicos esos que alumbran los pollos brosterizados cubiertos con papel de color rojo para dar el efecto de discoteca.

No hay que olvidar también que en el baile se invitaba a unas bebidas tipo aguas frescas del chavo del ocho.

Lo que me gustaba siempre es que a mitad del baile se ponía música suave tipo balada para poder bailar abrazaditos y lo que no me gustaba era que cuando corríamos a sacarle a bailar a la más sexy del baile me encontraba con un montón de lagartos amontonados como las hienas tras su presa y extendiendo la mano diciendo como babosos ¿Puede bailar conmigo usted vea vea?

Recuerdo además que había dos formas de conseguir enamorada en el baile, una era que en pleno baile de la balada, bien abrazadote a la chica le hacías la típica pregunta, en que colegio estudias, como te llamas, en que año estas con cara de mensos y la otra era decirle te espero afuera en cinco minutos que quiero hablar contigo unas cosas muy importantes y que por el ruido no te puedo decir, claro a solas los dos, la oscuridad, unas palabras de amor momentáneo un minuto de silencio y mua¡¡¡¡ que beso ni ocho cuartos, más bien era una mucha.
Don Eduardo gracias por esta gran informacion:
Adjunto siguiendo el enlace encontraran una copia de esta gran obra
APUNTES DEL PASADO

Responder en Discusión

RSS

Buscanos en FB

LO NUEVO

Música

Paused...
  • 1.
    RadioNet Muy Pronto
  • 2.
    The House Of Rising Sun
  • 3.
    08 Collar De Lagrimas
  • 4.
    LA MUJER A QUIEN AMO
  • 5.
    El Ermitaño de Riobamba
  • 6.
    MUSICA ECUATORIANA Folklorica Ecuador - Lamento del Indio
  • 7.
    Mi Viejo
  • 8.
    Amiga
  • 9.
    HORA BREAK - ANIVERSARIO
  • 10.
    www.equinoxioradio.com
  • 11.
    Razon de vivir
  • 12.
    Te veo te siento
  • 13.
    FRANCISCO ESPINOZA - LASTIMA
  • 14.
    EL GRAN BINGO DE LA CIUDAD

© 2020   Página Creada por RIOENRED.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio