"Caminante, ve por Ecuador y Di, que yacemos aqui, los que defendimos "su honor" "

ORACION POR LOS HEROES MILITARES ECUATORIANOS, FALLECIDOS EN EL GLORIOSO TRIUNFO ECUATORIANO DE LA GUERRA DEL CENEPA (1995) ENTRE ECUADOR Y EL PERU (peruano el Caín de América).

De los 33 soldados Ecuatorianos que dieron sus vidas protegiendo nuestro país, la mayoría de ellos murió el 22 de Febrero de 1995, después de que ambos países firmaran un cese al fuego el 17 del mismo mes; debido a un cobarde ataque traicionero peruano intentando ganar territorio estratégico en el Cenepa. La estrategia que demostró el Perú fue imposible de alcanzar.
GRACIAS A ELLOS Y A LOS HEROES QUE VIVEN DEBEMOS NUESTRA VICTORIA BELICA EN EL CENEPA

LA CARTA NO ESCRITA (ESCENARIO TIWINTSA) :

Pensamos que la vida es eterna, nos pertenece, y la muerte no existe.

No, la vida y la muerte es un minuto, un instante.

Un recuerdo lejano.

Es un mensaje que dice: Murió un soldado, el cabo, el teniente.

Un tiro, una trampa.

Te preguntas por qué no fui más bueno, más justo, mejor padre o mejor hijo.

Ya no hay caricias, no hay aplausos.

Todo se vuelca a una sola cosa, la vida o la muerte y prefieres la vida.

Te aferras a ella. ¡Te gusta tanto! Pero sientes la muerte cuando el herido de muerte estrecha tú mano como despedida, y te pide que escribas la última carta.

A los hijos que adora.

A la esposa que ama.

Me niego a escribir, para que se aferre a la vida.

Me voy para el cielo,

Un sueño he cumplido, a papá no le esperen.

Amaré a mis hijos más allá de esta vida.!

¡ Quiero que escribas!

Le pido se calle, que no diga más cosas.

El sabe o presiente que se le va la vida. Me aprieta la mano como última seña.

Le pido que aguante, que le esperan los suyos.

Termina diciendo: ¡Llevaré en mi alma el recuerdo vivido.!

Siento que se quiebra el respiro, y me culpo por no haber escrito su carta.

Me duele el alma, inclino mi frente por reverencia; ya es tarde, me digo.

El lodo, no siento.

Quiero pensar que la lluvia que cae es lo que baña mis ojos.

Acaricio su cara. Ya no responde. Le abrazo y le digo:

¡Cumpliste tu sueño, de morir por la Patria!

Vistas: 252

Comentario

¡Tienes que ser miembro de RioenRed para agregar comentarios!

compartir RioenRed

© 2019   Página Creada por RIOENRED.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio