¿Qué especialidad elijo?

Marcelo Méndez

Llega una edad en la vida en la que se debe optar por una orientación profesional, esa difícil decisión de debe tomar a una edad muy temprana, marcando en algunos casos el destino en función de lo que se decida.

La presión de los padres, amigos, los reflejos de la sociedad, así como las inquietudes naturales del joven se confrontan en un escenario que incrementa las dudas y recelos de aquel que aún no ha dejado de ser niño y se ve avocado a decidir algo que hasta para un adulto resultaría complejo.

Físico, químico, sociales, técnico, entre otras opciones se presentan en un abanico que desorienta a más de uno. Y no es que alguna de estas alternativas sea superior que otra, es que la elección debe alinearse con parámetros personales que aseguren el desarrollo posterior del joven, llevándolo a la excelencia y la realización, y no la frustración y a la mediocridad.

Las decisiones en general para ser convenientes deben relacionarse con las razones adecuadas, es decir el acto de decidir tiene que ver no solo con analizar la problemática correctamente, tiene que ver con analizar los parámetros correctos.

En este caso en particular se presenta una confusión entre talentos y aptitudes, con deseos y aspiraciones, tenemos altas aspiraciones para la vida de nuestros chicos, pero estos alcanzarán solo aquellas metas que estén alineadas con sus talentos e intereses reales.

El padre sabio influirá sin influir, creando seguridad en el joven, lo capacitará para que se encuentre como sujeto poseedor de talentos únicos que deben corresponder a la elección seleccionada, y si no es así, aceptar que en la vida las cosas muchas veces no van por donde queremos, y que nuestro papel de apoyo encontrará asidero en otra ocasión que seguro la vida nos volverá a presentar.

Vistas: 46

Comentario

¡Tienes que ser miembro de RioenRed para agregar comentarios!

compartir RioenRed

© 2019   Página Creada por RIOENRED.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio