Las estadìsticas lo dicen y los hechos lo confirman. La agricultura tradicional en el Ecuador representa apenas el 10 % del Producto Interno Bruto del pais, el 90 % aporta la industria, el comercio y los servicios. Lo triste de esta historia es que este mezquino 10 % de "riqueza" debe repartirse entre los 6 millones de campesinos ( 45 % de la poblaciòn ). El 90 % de la riqueza del pais està en manos de los industriales, comerciantes, banqueros, etc. Tan desigual distribuciòn mentiene al campesino ecuatoriano en sempiterna pobreza. Por lo visto la tan venerada Paccha Mama es una madre irresponsable que condena a sus hijos a la miseria y la desnutriciòn.

Porquè entonces, nos preguntamos, nuestros campesinos y muy especialmenmte los indios se aferran y defienden a ultranza a madre tan mezquina ?. La respuesta està en la mentalidad colonial-medieval de nuestros campesinos y de la mayorìa de ecuatorianos, que aun creen que la tenencia y al explotaciòn de la tierra es la mas noble y rentable actividad, que eleva su status social y econòmico ( quien no ha soñado con ser terrateniente). Esto era cierto hasta hace 100 años, cuando la agricultura era la base de la riqueza de las naciones. Cuando llegò la era industrial y el comercio internacional se intensificò, la agricultura pasò a un segundo plano y hoy es la cenicienta de las actividades humanas.

Realmente, la agricultura tradicional no es negocio en ninguna parte del mundo. Los gobiernos de los paises mas poderosos del planeta deben subvencionar a sus agricultores para que sigan cultivando la tierra y no se dediquen a otras actividades mas rentables. De esto ya se dieron cuenta hace rato nuestros tan denigrados latifundistas chimboracences, quienes antes de que la Reforma Agraria los afecte o los comuneros los invadan, prefirieron vender a "mòdicos" precios sus haciendas, llevar sus capitales a Quito e invertir en negocios mas rentables y menos fatigosos, sin la molestia de enlodarse las botas en hùmedas dehesas.

Para empeorar las cosas nuestros indios se han vuelto furibundos ecologistas, enemigos de la minerìa, de la agro-industria de la explotaciòn petrolera, de la tecnificaciòn agrìcola, de nuevos mètodos de cultivo, en fin de todo lo que significa progreso y riqueza. Manipulados por ecologistas citadinos, niños bièn, salidos de Universidades particulares, que viven en còmodos departamentos en la ciudad, que nunca has sufrido los dolores de un campesino y solo van al campo de vacaciones. Estos terroristas ecològicos que pretenden redimir al campesino, lo hunden mas. Son estos los que reinventan tèrminos anacrònicos y extravagantes como esta de la paccha mama, el sumak kawsay o aquella de la cosmovisiòn indìgena ( como si el indio fuera un ser de otro planeta ). Son estos ecologistas de cafetìn los que manipulan a los campesinos, convencièndoles de que la tierra es al mas sacrosanto de los elementos y es deber sagrado defenderla aunque los mate de hambre.

Echemos una mirada al Japòn, pequeño pais casi sin recursos naturales, que no cultiva casi nada, es sin embargo uno de los paìses mas ricos del mundo, gracias a su industria, su comercio y su disciplina.

Vistas: 154

Comentario

¡Tienes que ser miembro de RioenRed para agregar comentarios!

compartir RioenRed

© 2019   Página Creada por RIOENRED.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio